Silent Parties – ¿Son una alternativa al clubbing?

Las silent parties , una manera de pegarte la fiesta en espacios abiertos, con distancia de seguridad y sin molestar a los vecinos. Són la solución?

Las silent parties , una manera de pegarte la fiesta en espacios abiertos, con distancia de seguridad y sin molestar a los vecinos. Són la solución?

Vivimos en un estado de ánimo común por el momento histórico y vital que estamos compartiendo que podría definirse como una depresión colectiva. No sólo son tiempos de incertidumbre económica y personal, sino que encima, escasea el ocio y la cultura, básicamente (no me voy a poner filosófica pero) lo que da un poco de sentido a la vida. Y es que todo el mundo, aunque cada uno en su universo y a su manera, necesita la música, el arte o simplemente, unas risas en una terraza para sobrellevar esta existencia. Lo necesita tu cuñado Manolo, la vecina que mira por el visillo y la pareja empalagosa que tienes enfrente del metro.

En tiempos de crisis (como millenial de manual, llevo alguna que otra) se recurre al cliché de que “hay que ponerse creativos” cuando las cosas van mal. Estamos cansados de ser imaginativos, lo que queremos es poder bailar, señores de la policía de la positividad. En este caso, como necesidad de liberación a nuestra energía, diversión y por supuesto, económica, se han presentado algunas alternativas para poder salir de fiesta fuera de la zona de “peligro”.

Ya hemos publicado en KLUBBINGKIDSl noticias de estudios realizados sobre la peligrosidad de la COVID en eventos y conciertos piloto para encontrar soluciones a la falta del ocio nocturno. Así que ante la desesperación, nos unimos a la corriente de buscar remedios y lanzamos una pregunta. ¿Son las silent parties una alternativa al clubbing?

Apuntaré algunas reflexiones para valorarlo con propiedad y que cada uno saque sus propias conclusiones. Añadir que no he asistido nunca a ninguna y me encantaría tener la experiencia para opinar empíricamente. En una ocasión vi una en Montjuïc y la perspectiva era hipnotizante (a la vez que incómoda) al verlos bailar al ritmo de una música desconocida como espectadora.

Las silent parties son factibles realizarlas en exterior y además, se puede compartir espacio con otros asistentes fácilmente con la distancia de seguridad. Una de las opciones en este tipo de fiestas es que cada uno elija la música que prefiere en sus auriculares. En este hipotético caso, ¿cómo se comparte la euforia generalizada si no hay una música común? Y en el caso de que fuera una sesión común. ¿Cómo podrías hablar con otros asistentes con los cascos puestos? ¿No echaréis en falta la vibración de los altavoces? Aquí podemos ver un vídeo de carácter promocional que intenta dar luz a algunas de estas preguntas. Ilustrativo.

Llegados a este punto y para conocer la perspectiva desde una cabina, hablamos con algunos profesionales locales para saber su opinión. Para Clara Rigby, dj en Sidecar y Nevermind, las silent parties tienen algo “futurista pero carecen de tridimensionalidad”. Para ella, tanto como “consumidor como emisor” las sesiones y su componente interactivo son imprescindibles, “la gente, los gritos, los coros, el batiburrillo random e incluso, el silencio”. Todo lo que hemos odiado alguna vez pero que ahora, echamos en falta.

Otro lado más pragmático nos muestra Uroz, dj residente del Moog. No lo ve como suplencia “alternativa” porque “no tendría sentido” por su coste económico y de producción. Añade que además, el problema ahora mismo no es “el sonido” sino la reunión en sí de la gente. Una buena razón para eliminar del todo este escenario de nuestras cabezas y echar de menos aquellos tiempos en los que compartir cubata no era un acto arriesgado.

KLUBBINGKIDS-SILENT-PARTIES-CLUBBING
Equipación Silent Parties

Para acabar con esta disertación sin sentido y no hacerlo desde la nostalgia, sino desde el puro deleite, tomemos un momento para ver una de tantas fiestas de los 90. Gente disfrutando de la música, bailando y descargando toda esa energía que ahora ansiamos canalizar. ¿Podéis imaginar esta misma estampa con el añadido de auriculares entre los asistentes? ¿Volveremos a compartir sudor en la pista de baile? ¿No estáis cansados de bailar en casa? Klubbing Kids quiere saber vuestra opinión porque de alguna manera, de ilusiones se vive, ¿o no?

klubbingkids
Artículo por Teresa Gascón

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Autor del artículo :

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros

Articulos recomendados

Hor Berlin klubbingkids

HÖR BERLÍN

El Streaming realizado desde el escaparate de un pequeño cubículo con baldosas blancas y luces fluorescentes ubicado en el barrio de Kreuzberg, Berlin

Bi-CI-EN

Boris Carranza, conocido actualmente como BI-CI-EN, es un joven disc-jockey y productor nacido en Barcelona en el 1982.   Podríamos decir que su carrera comenzó cuando pinchaba en su casa