info@klubbingkids.com

NINA KRAVIZ – Música Techno con mucha personalidad.

NINA KRAVIZ – Música Techno con mucha personalidad.

NINA KRAVIZ – Techno con mucha personalidad

Hoy hablaremos de una de las artistas más influyentes y con más personalidad de la escena techno, la inconfundible Nina Kraviz. En la actualidad pocos personajes públicos de la música electrónica muestran su esencia de manera tan pura y real como la DJ rusa. No existen medias tintas, ni estrategias de marketing vacías de significado. Para Nina Kraviz, lo más importante es expresar sus emociones, siempre cambiantes, a través de la música.

NINA.KRAVIZ-KLUBBINGKIDS-2020
Nina Kraviz

INICIOS

Nina Kravits (Kraviz) nació en los ochenta (nunca ha revelado su edad en entrevistas) en Irkutsk, Siberia, a más de 5.000 kms de Moscú. Nina tuvo un contacto prematuro con la música, su padre era un verdadero melómano y tenía una extensa colección de rock, pop y jazz, por lo que en su casa siempre estaba sonando música. Sus primeras influencias fueron bandas de rock con componentes electrónicos, el conocido como rock psicodélico, con Pink Floyd o Led Zeppelin como referentes. Sin embargo, sus primeros contactos con la música electrónica fueron gracias a programas nocturnos de la radio. A medida que fue entrando en su adolescencia empezó a descubrir el Acid House, lo que más adelante se convertiría en la pieza angular de su particular manera de entender la música electrónica. Del mismo modo, también empezó a empaparse de Detroit Techno, Chicago House, IDM, ambient, EBM, funk y Classic Disco.

Nos situamos a finales de los noventa, Nina estaba estudiando medicina en la universidad y decidió seguir los pasos del artista que lleva dentro. Al mismo tiempo que estudiaba la carrera emprendió dos trabajos: locutora de radio y periodista para una revista de música. En 2000 se mudó a Moscú y ahí empezó a evolucionar más su carrera como DJ. Empezó a coleccionar vinilos de forma asidua mientras hacía pequeñas actuaciones los fines de semana pinchando funk, lo cual tiene mucho sentido si nos fijamos en su desenfadada y peculiar forma de entender la música electrónica. Pero entre semana, ¿A qué se dedicaba? Pues era dentista en un hospital de veteranos de la capital Moscovita. Este trabajo nació por su pasión a ayudar a los demás, aunque a día de hoy parezca casi anecdótico que una DJ de renombre mundial haya podido ser dentista. Siguió su involucración en el mundo musical trabajando como freelance para la prestigiosa revista musical Ptuch. Posteriormente, también trabajó como asistente para una agencia de artistas y conciertos. Gracias a ese trabajo conoció a dos de sus grandes referentes e iconos del Detroit Techno, Juan Atkins y Jeff Mills, lo que fue un hecho transcendental para ella.

Nina Kraviz

En 2005 Nina kraviz fue seleccionada para asistir a la Red Bull Music Academy de Seattle, pero no pudo conseguir la visa para Estados Unidos. Afortunadamente, pudo ir a la Red Bull Music Academy de Melbourne al año siguiente. Esa experiencia le significó un gran cambio en su vida, ya que pudo consolidar y expandir sus conocimientos como productora y mezcladora. Además, ahí conoció a alguien muy importante para su carrera, Radio Slave, dueño del sello Rekids. Cuando volvió a Moscú formó parte de un grupo llamado MySpaceRocket como cantante y en 2007 llegaron a publicar una referencia llamada Amok. Sin embargo, el proyecto no terminó de cuajar y terminaron separándose en 2008. Fue entonces cuando Nina emprendió su carrera en solitario.

BIOGRAFÍA

2008 es el año en que podemos considerar que empieza la carrera de Nina Kraviz como tal. Su residencia en el club legendario Propaganda de Moscú le otorgó suficiente visibilidad como para empezar a hacer bolos fuera de Rusia. Sin ir más lejos, en 2009 ya empezó a asistir eventos en Alemania y en 2010 ya gozó de su primera noche en el legendario club Berghain. Ese mismo año, su afluencia a los aeropuertos ya empezaba a ser más concurrida, visitando Bélgica, Alemania, Reino Unido, Israel, Italia o incluso nuestro país en Ibiza, entre muchos otros. Visitó las cabinas más exclusivas como Fabric en Londres, Space Ibiza y pudo compartir cabina con Robert Hood en Bruselas. Nada mal para una artista que apenas empezaba a asomarse al circuito internacional. Como era de esperar en 2011 siguió sumando destinaciones en su pasaporte a un ritmo trepidante. Todo su esfuerzo y dedicación se vieron recompensados con su asistencia al Sónar 2012, su festival favorito, así como otros míticos como Dekmantel o ADE. Ya no había vuelta atrás, la figura de Nina kraviz había irrumpido en la escena techno internacional para quedarse.

Sin embargo, en 2013 llegaría un momento complicado para su carrera, pero que supo manejar con mucha elegancia y saber hacer, algo que habla mucho de su calidad como persona y artista. Para contextualizarnos un poco, Resident Advisor publicó un reportaje sobre el ajetreado ritmo de vida de un DJ. En él, podíamos ver a Nina en la playa, en su hotel y distintas localizaciones. Lo que realmente pulsó una controversia fue una escena donde se podía ver a Nina en una bañera llena de burbujas. Muchos DJ’s ya consolidados la culparon de querer venderse por su atractivo físico, dejando en un segundo plano su talento y manera de pinchar. El público también quedó dividido, se creó un ambiente enrarecido entorno a su figura. Pero Nina, lejos de arrugarse y arrepentirse, hizo una fuerte crítica al sexismo que vive la industria y la sociedad moderna en general. Ese valiente acto hizo que mucha gente empezara a verla de manera diferente y respetarla por quien era realmente.

En los siguientes tres años Nina no iba a bajar el pie del acelerador, dejando a multitudinarias muchedumbres rendidas a sus pies. 2017 ha visto algunas de las actuaciones más imponentes de Nina, como sus sesiones en los megaclubs de Ibiza y siendo cabeza de cartel en festivales multitudinarios como Sónar, Timewarp, Awakenings, Kappa Futur o su antológico cierre del Exit Festival. En 2018 Kraviz protagonizó dos actuaciones en localizaciones muy especiales. Una bajo la Torre Eiffel para la productora francesa Cercle y otra en la mismísima Gran Muralla China, todo un honor haber sido elegida para representar eventos de ese calibre.

Nina Kraviz – Torre Eiffel para Cercle

Mientras que el año pasado fue tan movido como de costumbre, una actuación sobresalió del resto por diversas razones: Coachella. Nina siempre se ha definido como una artista que expresa sus sentimientos sin ataduras ni complejos; su actuación en Coachella fue el pináculo de esa vertiente más artística. Como toda actuación nacida directamente del corazón y del alma, despertó diversidad de opiniones. Por un lado, quien esperaba a la Nina más contundente quedó decepcionado al ver una actuación más bien intimista, una actuación plenamente audiovisual y experimental. Un acto de valentía y descaro que desde un punto de vista artístico fue un verdadero deleite, pero para la masa que esperaba una actuación más para la pista de baile quedó fuertemente contrariada. En realidad, fue una declaración de intenciones y muestra de su parte más artística, vulnerabilizándose enfrente de tanta gente. Por eso despertó tantas críticas y alabanzas, porque toda acción transgresora siempre va a dividir la opinión de las masas.

Nina Kraviz es única, es una artista de los pies a la cabeza. Ella se encarga de sí misma, no tiene agente, no tiene una estructura sólida donde agarrarse, fluye mucho con sus emociones, se aburre con facilidad de las cosas y es por eso que siempre está emprendiendo nuevos proyectos y se reinventa día a día. Su mayor virtud es la pasión con la que aborda todos los aspectos de su vida, para que algo le interese tiene que excitarle, despertar algo dentro suyo que le indique que eso tiene un significado verdadero. Su estilo en cabina se aleja mucho de la métrica y la clínica que define a otros artistas más técnicos como Óscar Mulero o Surgeon. Su estilo de mezcla desenfadada y atrevida, sumada a su ecléctica y curada selección musical son sus máximos estandartes. Tampoco se prepara sus sesiones de antemano, son verdaderas obras de arte hechas in situ. Esta valiente forma de enfrentar su vida en cabina le ha permitido crearse una verdadera identidad sonora, la cual te hace amarla o aborrecerla, sin medias tintas.

DISCOGRAFÍA

Muchos pensarían que con una agenda tan apretada como la de Nina, su vida en el estudio sería más bien escasa o mediocre, pero no podrían estar más equivocados. Desde la disolución de su proyecto MySpaceRocket en 2008, Nina kraviz emprendió su carrera en solitario. En un principio empezó a publicar referencias house y deep house en su cuenta de MySpace bajo el pseudónimo Damela Ayer.

Sus primeras referencias como Nina Kraviz llegaron solo un año después, en 2009. Por un lado, Jus-Ed le publicó dos sencillos Voices y First Time en su sello Underground Quality y Radio Slave empezó lo que iba a ser una gran unión profesional publicando Pain In The Ass en su sello Rekids. Ambas referencias tuvieron muy buena acogida, especialmente las vocales de Nina en la canción homónima del sencillo Pain In The Ass. En 2010 Nina y Radio Slave repitieron fórmula con la publicación de I’m Week, otro acierto rotundo y Nina siguió publicando en sellos de prestigio como BPitch Control, u otros más underground como Naïf o The Gym. En 2011 Nina kraviz publicó otro sencillo en Rekids que la catapultó a la fama, Ghetto Kraviz. Esa fue la antesala de su primer álbum homónimo, Nina Kraviz (2012). Ese fue un punto de inflexión importante como productora, ya que sus melodías oscuras y misteriosas vocales resultaron de lo más exitosas. En 2013 Nina publicó su último álbum en Rekids, Mr Jones, del cual podemos destacar la poderosa canción Desire.

Nina Kraviz SoundCloud

2014 probablemente sea el año de más transcendencia a nivel artístico para Nina, ya que vio como nacía su proyecto más cercano, su propio sello трип (Trip). Este sello se caracteriza por su singularidad y capacidad de reunir distintos registros sonoros. Su objetivo primordial no son las ventas, ya que para Nina lo más importante es dar a conocer artistas que a ella le despierten algo dentro, creaciones genuinas desde un punto de vista artístico. Трип no pretende seguir unos patrones establecidos sobre qué es publicable y qué no, va muy acorde con la filosofía intuitiva de Nina kraviz. Sin embargo, en 2015 Bjarki vio como su I Wanna Go Bang publicado en трип subía hasta lo más alto de las listas internacionales. Desde el nacimiento del sello, Nina ha centrado sus esfuerzos en su funcionamiento y en su apretada agenda de eventos, por lo que ha reducido la cantidad de álbumes y sencillos publicados. Sin embargo, ha sacado un par de referencias bastante interesantes, Pochuvstvui (2017) y Stranno Neobjatno (2019). Si de por si el sello principal de Nina se considera ecléctico, el subsello Galaxiid (2017) se creó con la intención de dar cabida a música todavía más experimental, desde música rusa psicodélica de los 70 hasta Avant-Grade japonés. Veremos qué referencias serán publicadas en este particular sello.

Al mismo tiempo, Nina ha hecho diversos CD Mixes de muy alta calidad, destacando Mr Jones (2013) para Mixmag, la versión de 2015 del prestigioso DJ-Kicks, la entrega Fabric 91 (2016) para la famosa discoteca londinense y el legendario Essential Mix (2017) de la BBC Radio. En todos ellos Nina despliega todo su refinado conocimiento musical, dando a conocer raras gemas de distintas épocas, un verdadero viaje sonoro.

ACTUALIDAD

En la actualidad que estamos viviendo la vida de un DJ está muy lejos de lo que solía ser. Sin embargo, surgen proyectos muy interesantes que se alejan de las pistas de baile alrededor del mundo. Uno de ellos fue propuesto por el Louvre de Abu Dhabi y antes de que te preguntes si has leído bien, sí, existe. El pasado junio, este sofisticado museo creó una pieza audiovisual sobre viajes interestelares doblada a muchos idiomas. ¿Adivinas quién fue la encargada de hacerlo al ruso? ¡Bingo! Nuestra protagonista del día de hoy. No es estrictamente una noticia de música electrónica, pero quien sabe si en un futuro Nina pueda interesarse por sonorizaciones de estos tipos de proyectos, a lo Jeff Mills.

Otro momento interesante de este verano sucedió el 13 de agosto en el Chlorofilla Club de Castellaneta, Italia. Nina kraviz pinchó para un público muy diverso y eso despertó sentimientos contrariados. Por un lado, sus fans más fieles se deleitaron con sus ya recurrentes sets variados. Por el otro, esa actuación despertó varias críticas en términos de salud, lo típico. No se celebró fuera del marco legal, ya que se realizó justo antes de que volvieran a cerrar los clubes en España e Italia, pero para muchos eso no justificaba tal atrevimiento. Anteriormente el club acogió a otras DJ’s de la talla de Charlotte de Witte o Deborah de Luca, igualmente criticadas por sus actos. Tiempos extraños.

En una nota más agradable, este pasado fin de semana se inauguró la versión online del Exit Festival 2020. En esta ocasión, se ha unido con el United Nations World Food Programme (WFP) para ayudar a la causa mundial con los fondos recaudados. El formato es de Streamings Online y nombres como Carl Cox, Black Coffee o la misma Nina Kraviz han pinchado estos pasados días. El fin de semana del 24 al 27 se celebrará la segunda entrega, con Charlotte de Witte, Marcel Dettmann, Adam Beyer, Ben Klock, Satori o Hot Since 82, encabezando el prestigioso line-up. Una iniciativa realmente loable en estos tiempos que corren y que desde Klubbingkids vemos con muy buenos ojos.

Nina Kraviz @ Exit Festival 2020
KLUBBINGKIDS
Artículo por Noel Brufau

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *