info@klubbingkids.com

MATADOR – El discípulo de Richie Hawtin.

MATADOR – El discípulo de Richie Hawtin.

El discípulo de Richie Hawtin  , MATADOR

Matador se ha consolidado como un DJ y productor de referencia a nivel mundial gracias a su depurada y enriquecida técnica. Sus producciones se caracterizan por la cantidad de texturas y distintos sonidos que nos permiten distinguir sus canciones casi de manera instantánea. Podríamos pensar que su estilo se casa con solo un tipo de techno, pero la realidad es que sus creaciones gozan de una diversidad al alcance de muy pocos.

  • Biografía


Gavin Lynch
, más conocido como Matador, se crió en Dundalk, a unos 80 kms de Dublín, por lo que de niño pasaba mucho tiempo en la naturaleza y haciendo la suya cuando no estaba en la escuela. Del mismo modo, creció en una familia de auténticos melómanos, lo cual le confirió un gusto y oído por la música desde una muy temprana edad.

Sus padres eran muy fans de la música Motown, un conocido movimiento musical con raíces Soul y Blues nacido en Detroit en los años sesenta; por lo que artistas como Stevie Wonder o Diana Ross eran el pan de cada día. A medida que fue creciendo, matador se fue interesando por bandas como Guns N Roses u Oasis, hasta llegar a encontrar el sonido que lo acabaría cautivando por completo.

Matador

Viviendo tan cerca del Reino Unido, su exposición a la cultura dance era cuestión de tiempo, y fue gracias al programa de Radio 1 The Essential Mix with Pete Tong que empezó a descubrir los sonidos que le marcarían de por vida.

A raíz de ese descubrimiento, Gavin Lynch empezó a coleccionar vinilos y CDs de Dave Clark, Richie Hawtin o Carl Cox, entre muchos otros. Con solo dieciséis años ya tenía un par de tornamesas y empezó a aprender las bases por sí solo. Lo que empezó como un pasatiempo pronto se convertiría en casi una obsesión, viajando a Dublín asiduamente para conseguir más y más vinilos y aumentando su biblioteca musical.

Después de la escuela, a sus dieciocho años, Gavin empezó a aprender el oficio de chef, combinándolo con sus asiduas visitas al mítico club RedBox de Dublín. Tras unos años de combinar ambos mundos, Matador decidió dar un paso más y hacer un curso de ingeniería de sonido en el Sound Training Centre de Temple Bar.

Ese paso le permitió entender íntegramente todo el proceso para crear los temas que él mismo pinchaba. Cuando terminó el curso, se dio un año de margen para decidir si realmente se dedicaría plenamente a la producción musical.

Fue un periodo donde trabajó durísimo, más de doce horas al día cinco o seis días a la semana. Su primera pasión fue la de ser DJ y Matador tenía una idea muy clara del sonido que quería transmitir, por lo que necesitaba crear él mismo sus producciones. Con tal de empezar a encontrar su sonido que le identificara.

Gavin fue ampliando poco a poco su set up, estudiando concienzudamente todos los juguetes que iba adquiriendo progresivamente para poder aprovecharlos al máximo. Gracias a los conocimientos adquiridos en su curso como ingeniero de sonido, era capaz de crear y tratar todos los componentes de sus producciones de principio a fin. De ese modo, fue acumulando una colección de producciones significativa.

  • Inicios


Sin embargo, cuando Gavin estaba a punto de tirar la toalla, todo cambió al presentarse la oportunidad de conocer a uno de sus ídolos en Dublín, nada más ni nada menos que Richie Hawtin. Matador era el encargado de abrir la noche y preparar el ambiente para que posteriormente el titán canadiense tuviera la pista calentita. La noche fue un éxito rotundo para ambos, por lo que después de sus actuaciones estuvieron charlando un rato y la conversación terminó en un “Mándame tu música nueva cuando la tengas” de Richie a Matador.

Y así fue, cinco meses después Gavin le mandó 14 canciones, las cuales fueron íntegramente publicadas en el sello Minus de Hawtin. Éstas se dividieron en los sencillos Kingswing (2011), Spooks (2012) y Zoles (2013), unas fuertes declaraciones de intenciones con verdaderos temazos como Kingswing, Korrado, Klay o BamBam. Este encuentro con Richie Hawtin fue el punto de inflexión en la trayectoria de Matador. 

En varias entrevistas ambos aseguran que su relación se retro alimentaba porque uno ofrecía al otro lo que el otro necesitaba y viceversa. En ese entonces Richie Hawtin buscaba a un productor con amplios conocimientos técnicos capaz de crear sus sonidos con identidad propia. Justamente Matador cumplía estos requisitos, por lo que la sinergia fue instantánea.

Debido a que en un periodo de tiempo relativamente corto se publicaron los sencillos antes mencionados, la naturaleza de las actuaciones de Matador fue oscilando hacia un Live Act, con el objetivo de presentar única y exclusivamente sus sonidos al mundo. La necesidad más imperiosa era lograr ensamblar un equipo que le permitiera expresar su creatividad con la mayor facilidad posible.

Matador

Cuando este estuvo listo, Matador estuvo preparado para hacer de dos a cinco actuaciones a la semana, cincuenta semanas al año. Para Matador su concepto de actuaciones Live tratan sobre “Pinchar tu propia música de alguna manera, ya sea tocando parcialmente unas secciones instrumentales, apretando la barra espaciadora jugando con efectos y botones, hasta teniendo músicos individuales. Hagas lo que hagas, una vez la gente está teniendo una experiencia, bailando y tanto tú como ellos están disfrutándolo, eso es lo que realmente importa”.

Sin embargo, después de realizar seis años de estas actuaciones, con tal de regenerar su Live Act, en 2018 Matador decidió volver a sus DJ sets, la raíz primigenia de su sonido. Él asegura que es donde se siente más cómodo en cabina, porque es lo que lleva haciendo toda su vida, pero también le gusta ir variando sus registros para mantener sus actuaciones frescas.

 

  • Discografía


En cuanto a su discografía se refiere, anteriormente a su antes mencionada triple contratación con Minus, encontramos referencias en sellos como Aciitone o Perc Trax. Además, después de esos exitosos estrenos con el sello de Hawtin gozó de otros dos sencillos más en Minus: Play With Me! (2014) y Play With Me! Part 2 (2015), antes de llegar a su año de consagración total. Matador empezó el 2016 con muchísima fuerza, anunciando la creación de su propio sello Rukus en febrero con su sencillo inaugural The Enemy EP, colaborando con el vocalista Felix da Housecat.

Ese sencillo de cuatro canciones sirvió como antesala para su primer álbum completo hasta ese momento, Ructions, una verdadera obra de ingeniería sonora en todos los aspectos. Algunos temas como Stanleys, Back to Bass o Klout & Bones son piezas de techno robustas, con percusiones desgastadas y líneas de bajo con muy buena carga.

Sin embargo, otras canciones como Smoke & Mirrors o Rizzle son piezas más abstractas y ambientales, mientras que Harcourt Street o Strings for Life intentan inspirarse en esas canciones relajantes y con encanto que puedes escuchar cuando sale el sol por la mañana. En definitiva, un álbum muy diverso que ha dado pie a otros dos recopilatorios de remixes muy completos, donde podemos destacar a referentes como Paco Osuna, Oliver Huntemann, Patrick Topping, Anna, Pig&Dan o Hot Since 82, entre otros. Posteriormente, Matador ha publicado en su sello dos referencias que para mi son de las mejores que tiene hasta la fecha: Ramaha (2017) y Air (2018). En ellas podemos encontrar verdaderas joyas de la talla de Ramaha, Juniper, Bluto, Itajai o Air.

 

  • Actualidad


Para Matador su formación como ingeniero de sonido le ha servido de base sólida para todas sus producciones. Por un lado, el curso le permitió fundamentar su lado más creativo con la producción electrónica, pero al mismo tiempo afianzar la parte más técnica con la ingeniería acústica. De este modo ha podido experimentar de primera mano instrumentos en su versión más pura dentro y fuera del estudio, confiriéndole herramientas para enriquecer y sofisticar su sonido propio.

Matador Live set

Cuando escuchamos detenidamente cualquiera de sus producciones podemos discernir la riqueza y esmero en todo el proceso de creación, teniendo la cantidad justa de elementos en cada momento, sin sobrecargar la canción con excesos de sonidos, ni dejándola demasiado simple y monótona. Un equilibrio perfecto que te lleva a galope en ricas y juguetonas líneas de bajo, en un limbo entre techno más potente y melódico.

Su proceso creativo radica en el contacto con la naturaleza, tal y como lo tenía de pequeño. Su estudio actual tiene vistas directas al mar, las cuales le inspiran para proyectos como Tuesday, su último álbum. En su versión más downtempo y ambiental, muy distante del sonido que nos tiene acostumbrados, nos ratifica su versatilidad y capacidad de expandir sus horizontes musicales. Sin embargo, la inspiración le puede venir de cualquier sonido o melodía que escuche en su día a día para posteriormente pasar horas en su estudio buscando y tratando ese sonido que le ha captado la atención.

De ese modo, todos los samples y sonidos utilizados por Matador los crea él desde su nacimiento, no recurre a bibliotecas de sonidos ya establecidos. Una vez creados, todos los sonidos pasan por un proceso de masterización, modificaciones, ajustes y procesados hasta que siente que el resultado es el deseado. A fin de cuentas, una técnica muy depurada que queda plasmada en todas sus canciones.

En definitiva, Matador está labrando una más que exitosa trayectoria como productor, la cual nació de la necesidad de poder ofrecer su propio sonido en sus sesiones y nos ha brindado grandes alegrías a nuestros oídos. Del mismo modo, tanto sus actuaciones en directo como sus DJ sets son auténticas obras de arte que no dejan a nadie indiferente, adaptándose a cada escenario, desde pinchar en el Exit Festival enfrente 10.000 personas después de Jeff Mills, como hasta en los locales más Underground del Reino Unido.

De cara al futuro Matador no cierra la puerta a expandir aún más sus horizontes mediante bandas sonoras para películas y videojuegos, así como más colaboraciones con orquestas como la que hizo con la Tonhalle Orchestra de Zurich.

Por último, a modo de curiosidad, queríamos compartiros el origen de su nombre artístico “Matador”. Lynch y su familia vacacionaban mucho en España cuando era pequeño, por lo que siempre veía corridas de toro en la televisión allí donde fuera. Aún estando totalmente en contra de las corridas de toros, Gavin asegura que eligió Matador por el puro aspecto de la actuación del torero en la arena.

matador
Artículo por Noel Brufau

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *