Los 6 mejores clubs de BARCELONA

apolo-los-6-mejores-clubs-de-barcelona-klubbingkids

LOS 6 MEJORES CLUBS DE BARCELONA

Te quiero invitar a una velada muy especial. Se trata de un recorrido donde vamos a romper la barrera del tiempo y el espacio a través de momentos y localizaciones que han quedado grabados en mi alma de clubber.

Mi historia de amor con los clubes de Barcelona empieza hace más de 20 años. Idas y venidas en estas dos décadas por muchas ciudades aquí y fuera de nuestras fronteras para rendirle culto a lo que más amo, la música. Pero al final, siempre acabo volviendo a casa. Y por algo será…

El recorrido es apto para todos los bolsillos pero no para todos los públicos. Solo necesitaremos una tarjeta de transporte público, algo de cash y muchas ganas de disfrutar.

¿Te apuntas?

  • MOOG

Empieza la aventura en el Raval, donde disfrutamos de la “fauna y flora” que se mueve en el barrio. Aunque suelo salir sin saber muy bien que voy a hacer, antes de las 2 terminamos de un modo casi instintivo en la calle Arc del Teatre. No sabemos qué día de la semana es, pero poco importa.

El Club Moog ha abierto sus puertas todos los días de lunes a domingo desde hace más de dos décadas, sólo han cerrado la noche de los atentados en las Ramblas, el 17 de Agosto de 2017. Es pronto y aún hay poca gente, aunque enseguida se llena, y cada vez somos más los que nos movemos con el latido de la música. Público de todo tipo, gente local, extranjeros, fauna y flora del centro. El Club es pequeñito, con dos salas, y si es fin de semana, “abarrotado” es un adjetivo que se queda corto.

Moog-los-6-mejores-clubs-de-barcelona-klubbingkids
Moog Club Barcelona

Subo por las angostas escaleras, que son un tráfico de gente y voy a los baños, no sin antes pasar por Villa Rosa, la sala de arriba, donde se respira un ambiente más distendido que unos metros abajo pero igual de variopinto.

En mis años universitarios había semanas que iba más veces al Moog que a clase, así que he visto allí tantas sesiones inolvidables y Dj que me es imposible recordar solo una. Por su cabina han pasado grandes nombres de la electrónica que a muchos clubes 5 veces más grandes ya les gustaría tener. Y es por eso, que veinte años después sigo catalogando MOOG como una apuesta segura.

Varios bailes en la pista y alguna copa bastante cargada hacen subir mi temperatura corporal y empiezo a sudar. Salimos a tomar el aire a la calle. El callejón está colapsado de gente, algunos se acercan, nos ofrecen cosas variadas y no conseguimos el respiro que estamos buscando. Nos acercamos a la Rambla, y sentimos la brisa del mar, que está muy cerca.

  • MACARENA

Recuperado el aliento gracias a la brisa marina, y como si una fuerza nos llamara desde el otro lado de la Rambla, terminamos en otro callejón, pero esta vez en el barrio Gótico. En la puerta de lo que solía ser un tablao flamenco se encuentra otro de mis clubs fetiches de la ciudad, Macarena Club. Club extremadamente pequeño (aforo de 80 personas), oscuro, con un sonido de infarto y abierto los 365 días del año.

macarena-los-6-mejores-clubs-de-barcelona-klubbingkids
Macarena Club Barcelona

Esperamos a que el portero nos deje entrar a través de la puerta doble e insonorizada. Los que habéis pasado por ahí, sabéis que en esos segundos que te quedas entre una y otra se puede cortar el nerviosismo con una navaja. Cuando se abre la segunda puerta, tenemos que luchar por conseguir un espacio frente a la cabina. Aunque el sitio es enano se respira una energía mágica.

Macarena es un microclub en el que la cabina está en el centro y por debajo de la pista de baile, lo que lo hace muy atractivo para los artistas a la hora de interactuar con el público. Los ritmos que suenan son tan variados como la pequeña multitud que se reúne en la pista y el sonido de la sala es alucinante.

A pesar de que abre todos los días de la semana, para mi Macarena es un club de domingos noche. Recuerdo primero las sesiones de Cercle Barcelona, donde he podido disfrutar con una cercanía envidiable a artistas de la talla de los alemanes Schwefelgelb o Codex Empire, y posteriormente Selectors, la propuesta semanal de Anika Kunst, donde se programan artistas de fuera pero también se da ocasión a los que están comenzando y no tienen tantas ocasiones de tocar.

Es la magia de los Clubes pequeños, crean una cercanía que las macrodiscotecas no podrán conseguir jamás.

  • RAZZMATAZZ

Hablando de macrodiscotecas, nos dirigimos hacia la única que he visitado con asiduidad. Desde el centro, cogemos el metro o nitbus (dependiendo de la hora) y llegamos a la animada zona de Marina. La mezcla de arquitectura de vanguardia con edificios industriales me fascina.

razzmatazz-los-6-mejores-clubs-de-barcelona-klubbingkids
Razzmatazz Barcelona

Otro callejón, donde está una de las entradas secundarias del enorme complejo, podría ser uno de mis rincones preferidos de la ciudad. Además de un megaclub de 5 salas y millones de rincones, es una antigua fábrica textil. Es un laberinto enorme de escaleras que suben, bajan y se entrecruzan, al igual que se mezclan y se entrecruzan los diferentes estilos musicales y tribus urbanas que asisten a sus diferentes sesiones.

La primera vez que visite Razzmatazz fue para ir al The Loft cuando hacía pocos años que había abierto sus puertas, a principios del 2000. Recuerdo cómo me sentí muy en casa en esos momentos, en esa sala y con esa programación, muy parecida a aquella con la que había crecido, en Florida 135.

En ella puedes encontrar los sonidos más vanguardistas y contundentes, el mejor techno ciudad, con nombres como Dave Clarke o Jeff Mills en su line up. En la sala Lolita confluyen otros estilos como el house, el electropop, el hip hip, trap y dubstep, pero en los ultimos años nos hemos vestido de negro riguroso los domingos tarde en la sesion Insert/Rezonanz, donde el techno mas purista e industrial ha vuelto a reunirnos despues de varios años de dispersión.

  • APOLO (NITSA)

Vamos quemando la noche, estamos justo en el meridiano. Es el momento de volvernos al Centro para ver si sigue tan animado como lo hemos dejado. Otro viaje de metro hasta Paral·lel, que nos deja justo en la puerta de nuestra siguiente parada, la Sala Apolo, una de las discotecas con más historia y mejor programación de Barcelona.

apolo-los-6-mejores-clubs-de-barcelona-klubbingkids
Apolo ( Nitsa Club ) Barcelona

Apolo nació como un parque de atracciones y desde entonces ha alojado una sala de baile, un bingo y un club de patinaje profesional hasta llegar a convertirse en la sala de conciertos y club que conocemos hoy. Hasta hace poco aún conservaba los asientos típicos de las salas de baile en los laterales, pero tras muchas trifulcas con el vecindario por los ruidos y sorteando la presión de la especulación inmobiliaria se hizo una reforma hace unos años, que le ha dado un toque mucho más moderno y actual.

👉 Clica aqui para leer nuestra crónica sobre el concierto piloto de Love of Lesbian en el Palau Sant Jordi de Barcelona

Sus años dorados fueron en los 90, donde se sudaba la camiseta al máximo con la electrónica que empezaba a llegar a la ciudad, cuando todo era nuevo y fresco. Sin embargo, yo ya he vivido otras épocas, donde la gente se trabaja su look a la última y las extravagancias cada vez son menos espontáneas y más estudiadas. Apolo es un destino muy popular por su localización y por que está abierta cada día de la semana.

En esta sala han pinchado los mejores del mundo, y cada fiesta tiene su línea musical estipulada, pero es sobre todo los fines de semana donde se colocan los mejores productores y DJs de electrónica underground del panorama internacional. En mi caso, han sido conciertos de bandas, como por ejemplo de míticos del EBM, como Nietzzer Ebb o Front 242, de Aviador Dro o de los más contemporáneos The Soft Moon, lo que más a menudo me ha llevado a esa sala.

  • LAUT

Nuestras piernas ya van notando las horas de bailes y ajetreo, pero aún queda noche por quemar. Pocos metros detrás de la Sala Apolo, está nuestro siguiente destino, LAUT Club. Una sala que lleva pocos años en activo, ya que abrió sus puertas en 2017, pero que se ha ganado un lugar de honor en la escena barcelonesa y en mi alma de clubber.

laut-los-6-mejores-clubs-de-barcelona-klubbingkids
Laut Club Barcelona

LAUT significa “alto” en el sentido de decibelios potentes, en alemán, y el sistema de sonido de la sala hace honor a su nombre. Es una sala de conciertos ideada, pensada y diseñada para los amantes de la electrónica. Caben unas 200 personas, y su decoración es sencilla, sobria pero con un encanto industrial. Ofrece una cuidada programación por y para los amantes de la electrónica, donde se potencia la escena local pero también tienen cabida las propuestas más vanguardistas de fuera de nuestras fronteras.

De hecho, a pesar de que en esta sala he disfrutado del talento local y de programaciones tan diversas como exquisitas, lo que más recuerdo son los festivales de 12 horas que ha alojado, como Teorema o Bicefal, no solo por la propuestas que tienen la vanguardia como bandera, sino por el público que estas propuestas logran reunir.

Dos momentos antagónicos y fascinantes de mi vida de clubber han sido el Live de los griegos MMMD (propuesta de Bicefal) y el de Dead Normal (propuesta de Teorema). En medio de las tinieblas y los altos decibelios me he sumergido en las bajas frecuencias, intermodulaciones, texturas oscuras y matices folclóricos distantes de MMMD, pero a la vez en la dureza de la música industrial, el punk y el pulso hipnótico del techno de Dead Normal.

  • THE GARAGE OF THE BASS VALLEY

Vamos a quemar el último cartucho. Dejamos atrás el animado centro de la ciudad y acabamos la noche como empezamos, en un callejón, pero esta vez en una zona industrial del extrarradio, en la vecina localidad de Hospitalet de Llobregat.

Salimos del metro, bajamos por una Rambla desierta y con brisa fresquita, y nos dirigimos a un pasaje entre una gasolinera y un bar de polígono. Al fondo, una puerta enorme nos da la bienvenida a nuestro último destino. Estamos hablando del The Garage of The Bass Valley.

The Garage of the Bass Valley – Barcelona

Ese viaje sencillo de transporte público actúa como un filtro natural, ya que quien se desplaza hasta allí es porque sabe que hay programado, con lo que el público suele ir en consonancia con el ritmo escogido de la velada.

Una característica diferenciadora de este lugar es que forma parte de un proyecto más amplio, un centro que ofrece formación musical especializada, con cursos de Dj y Producción Musical.

Desde que este Club abrió sus puertas en 2019 lo he visitado con mucha asiduidad por la oferta musical variada y selecta dentro de diferentes “palos” de electrónica, por su alucinante sistema de sonido, y por que me siento cómoda entre sus paredes y entre el público que atrae este lugar.

Pasamos por taquilla y nos encontramos caras sonrientes y relajadas, como se nota que estamos lejos del ajetreo del centro. A nivel de distribución, nos encontramos una sala cuadrada, ni muy pequeña ni muy grande, acogedora, que recuerda a una sala de conciertos. Lo damos todo con el increíble sonido que se nos cuela en el alma hasta que encienden las luces y nos reunimos en la intimidad que da el fondo del callejón. Ya es de día, menos mal que cogimos las gafas de sol…

De corazón, espero que hayas disfrutado tanto como yo de este recorrido a través de estos lugares que nos dan la vida y de esos momentos que nos marcarán para siempre.

Porque, sin duda, los mejores momentos de mi vida los he vivido en los clubs de música electrónica.

COMPARTE EL ARTÍCULO

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Alba Aranda

Alba Aranda

Desde bien joven, Alba tiene dos grandes pasiones: la música electrónica y compartir experiencias. Su predilección por lo underground, oscuro y alternativo, la ha llevado a recorrer clubes y festivales de todo el mundo y a investigar las escenas más emergentes. Albaaranda@klubbingkids.com
Suscríbete a nuestro newsletter semanal y recibe todo nuestro contenido en tu mail.
Otras noticias

No dejes de leer nuestras últimas noticias sobre música electrónica

Te recomendamos :