Khidi, el templo del Techno en Tibilisi

Khidi, el templo del Techno en Tibilisi

Parece que los tiempos en los que bailábamos con libertad en un club pertenecen a un pasado más que lejano. Y más lejano parece todavía cuando explorábamos escenas emergentes, y el único test rápido que tenías que pasar para subirte al avión era saberte como la tabla del dos el line up del festival al que ibas a asistir.

No se vosotros, pero hay varios destinos que echo mucho de menos. Tibilisi, capital de Georgia, uno de los que más. A pesar de que llegar allí desde nuestro territorio no es fácil, lo que le ofrece ese país a un amante de la electrónica lo compensa holgadamente.

khidi klubbingkids
Tibilisi – ( Georgia )

Tras los incidentes de Mayo de 2018, donde cientos de ciudadanos y muchos conocidos Dj Internaciones se congregaron frente al Parlamento, en una “Rave” que duró 3 días, a pesar de la lluvia. El lema “We Dance Together, We Fight Together” se daba eco en todas las redes sociales, recibiendo gran apoyo de los clubbers de todo el mundo. Esta movilización fue la respuesta a un intento institucional de frenar el crecimiento de la escena underground en la ciudad. Georgia es un país con estrictas regulaciones y con una política muy conservadora, especialmente por lo que respecta a los derechos y libertades del ocio nocturno. Ante esto, una parte de la población, sedienta de libertad, responde bailando entregadamente en maratones inacabables un fin de semana tras el otro, dentro de los muros de protección que les ofrecen sus clubes.

La música y la escena en Tibilisi son mucho más que un lugar de ocio y diversión. Son un lugar de reivindicación y de movimiento político y social.

” We Dance Together, We Fight Together ” Tiblisi

Pero no solo de fiesta vive el hombre, y además de la escena clubber, vale la pena aprovechar la inversión de tiempo y dinero realizada para disfrutar de un país lleno de cultura, gastronomía increíble y parajes naturales de ensueño. Dejarse impregnar por la historia de un país orgulloso, levantado en tres decadas, que vive su primera generación post URSS, donde se mezclan lo asiático y lo europeo, lo viejo y lo nuevo, las tradiciones y la modernidad, en una constante armonía que observas cuando paseas por las calles de Tibilisi, su cosmopolita y preciosa capital.

Las opciones respecto a la cultura underground y al arte alternativo es amplia y variada, pero si me hicieran elegir mi lugar predilecto no tendría ninguna duda: Khidi, el Club de Clubs.

Las razones: la increíble localización, la atmósfera cercana al infierno que se crea entre sus paredes de hormigón y el registro de artistas que gozan de una residencia en su cabina, con nombres como Phase Fatale, Vatican Shadow, Ancient Methods o PEARL, sin olvidar talentos de la escena local georgiana, algunos de los cuales han visitado nuestra ciudad, como Othr o Yanamaste

Khidi Club Logotipo

Para empezar, imposible conseguir entradas anticipadas y complicados registros vía web si no tienes identificación georgiana. Buena señal. Ante sus puertas, una diminuta entrada en la imponente pata de un puente a pie de autopista, que cruza el río Kura, dividiendo la ciudad en dos. La política de puerta, seria, ordenada, y en mi caso, siempre exitosa. Ya dentro, tras recibir indicaciones del personal y tapar el flash de la cámara de fotos con unas pequeñas pegatinas con el emblema del club, dos salas destinadas al baile. En la parte superior del complejo un espacio abierto y diáfano que aloja una galería de arte, con exposiciones de pintura, fotografía, etc.

Mi sala preferida, a pesar de la impresionante sala principal, es la sala G2. Se trata de un pequeño hueco en la estructura del puente con el hormigón visto. Luces rojas, toneladas de humo, un sistema de sonido de escándalo y vallas de obra que separan al entregado público de la cabina del Dj. No hay visuales, ni falta que hacen.

Khidi – El Club de clubs

Ese espacio es más cercano a una rave que en un Club. Me siento más cómoda en estos espacios, pequeños y acogedores, que en la frialdad de enormes e impersonales salas. Los baños son unisex y oscuros, con paredes metálicas y cadenas colgando. Al fondo, unas escaleras con rejas dan acceso a la sala principal. En este caso, un enorme hueco del puente con imponentes pilares de hormigón visto, que sostienen el techo, a bastantes metros de altura.

Enorme, pero de frío e impersonal, nada. Gradas enjauladas en los laterales te permiten o tomarte un respiro o entregarte todavía más al desenfreno. Y lo mismo que en la sala G2. Humo, luces y sistema de sonido para no dejar de flipar en varias horas.

Os juro que pocas veces en un lugar tan parecido al infierno me había sentido tan cerca del paraíso.

Hex @ Khidi Club

El público merece especial mención. En la pista no hay socialización, los clubbers georgianos se entregan por completo al baile frenético, donde las horas de libertad son exprimidas hasta la última gota.

La gente tiene ese toque fresco y naif de quien sale de años de represión, con anhelo de expandir sus ansias de libertad más allá de las fronteras de su piel, encontrando en el baile la manera de expresarlo. Es evidente que esto no deja a ninguno de los Dj (locales o internacionales) indiferentes, haciendo que su actitud y sus sets se adecuen al tono de la sala, volviéndose estos también mucho más entregados y arriesgados.

Como ha sucedido en la mayoría de los clubes alrededor del mundo, desde que empezó la Crisis del COVID19, sus puertas de hormigón fueron selladas y sus altavoces, desconectados.

Tras lanzar algunos tiquetes para apoyar la sala durante este periodo, que da acceso a cualquiera de los eventos futuros del club, este verano se han llevado a cabo un par de iniciativas de eventos al aire libre, entre ellas el festival Hypersonic, junto con el otro club emblemático de Tibilisi, Bassiani.

khidi academy klubbingkids
Khidi Academy

Novedad con la que nos han sorprendido últimamente, “Khidi Academy”, que el día 18 de Octubre se presenta con jornada de puertas abiertas en el club. Se trata de una Academia musical y creativa, donde se ofrecen variedad de cursos de música electrónica dirigidos a productores y DJs, de diversos niveles.

Los mentores, nada más y nada menos que los residentes del Club, Yanamaste, Othr y Roman. Aparte de las clases “one-to-one” los alumnos tendrán acceso a workshops, masterclass y live performances organizadas en Khidi, y se comenta que podrían tener la posibilidad de actuar en el club en el futuro…

klubbingkids
Articulo por Alba Aranda

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *