info@klubbingkids.com

ADAM BEYER – Uno de los máximos responsables de la proliferación de la escena Techno a nivel mundial.

ADAM BEYER – Uno de los máximos responsables de la proliferación de la escena Techno a nivel mundial.

Uno de los máximos responsables de la proliferación de la escena techno a nivel mundial, ADAM BEYER se ha consagrado como uno de los referentes del techno a nivel mundial


Fundador de DRUMCODE, probablemente el sello discográfico más influyente de la actualidad, Adam Beyer se ha consagrado como uno de los referentes del techno a nivel mundial. Tanto en sus actuaciones como cabeza de cartel en festivales masivos, como en las más íntimas en clubes de prestigio por todo el mundo, el DJ sueco ha conseguido labrar una carrera basada en sus valores y la dedicación. Veamos cuales han sido las claves de su innegable éxito.

Nacido en Estocolmo, Suecia, en 1976, Adam tuvo un contacto directo con la música y los ritmos desde pequeño. Su padre era un baterista amateur y durante tres años, de los nueve a los doce, le enseñó las bases de lo que era ese mundo. Desgraciadamente, su padre murió cuando Adam tenía tan solo trece años. Evidentemente, ese trastornarte hecho marcó un antes y un después en su vida, ya que empezó a juntarse con compañías peligrosas. Por suerte encontró en la música electrónica su mejor aliado. Influenciado fuertemente por videos de actuaciones de DMC (Disco Mix Club) Adam empezó a experimentar con el beat juggling en canciones de hip-hop. En ese entonces se dio cuenta que realmente le gustaba, llevaba el ritmo en la sangre. Afortunadamente, contó con el apoyo incondicional de su madre, siendo ella quien le comprara sus primeras tornamesas con la pequeña herencia de la muerte de su padre. A día de hoy Adam asegura que eso literalmente le salvó la vida, ya que muchos de sus amigos de ese entonces han fallecido.

adam beyer klubbingkids
El dj de música electrónica Adam Beyer


A veces la vida nos pone enfrente lo que necesitamos vivir en momentos cruciales y para Adam Beyer fueron dos en su adolescencia. El primero fue con tan solo quince años, cuando asistió a su primera rave ilegal en un pabellón abandonado en los suburbios de Estocolmo. ¿Qué hizo que ese hecho fuera tan crucial, pero a la vez tan anecdótico? Pues que en esa rave perdida de la mano de dios estaba pinchando nada más ni nada menos que Laurent Garnier.

Sí, el mismo legendario icono francés del techno que conocemos hoy en día. Evidentemente su trayectoria se encontraba en una fase muy temprana con apenas veinticinco años, pero por casualidades de la vida, se canceló la fiesta en la que tenía que pinchar y tuvo que organizar esa rave ilegal para poder pagarse el billete de avión de regreso a Francia. Adam cuenta este acontecimiento como algo anecdótico en la actualidad, pero para él en ese entonces supuso una certeza verdadera de que eso es lo que quería hacer en su vida, hacer vibrar a la gente con su música.

 

Después de esa experiencia el florecimiento de su faceta como productor era cuestión de tiempo. Con tan sólo dieciséis años empezó a crear su propia música y a los diecisiete ya había realizado su primer sencillo, empezando así su carrera como tal. Fue en ese mismo año, 1993, cuando Adam atendió a lo que para él iba a ser su segunda experiencia decisiva, la asistencia a la actuación de un viejo conocido de esta sección, el mago de los tres platos Jeff Mills en el Hard Wax de Berlín. Su incomparable destreza a la hora de implementar las técnicas del DMC al techno hicieron que Adam quedara totalmente perplejo y asombrado. Gracias a Mills y su trepidante estilo de Detroit Techno, Beyer se impregnó de esa esencia de ritmos endiablados y contundentes sonidos.

 

Dos años más tarde, en 1995, llegó su primer lanzamiento Drum Codes 1 en Planet Rythm Records. Ese sencillo con claras influencias de esos característicos sonidos ácidos de mediados de los noventa fue la antesala de la creación de su hoy más que consagrado sello Drumcode justo al año siguiente. Durante esos compases de su carrera su sonido estaba fuertemente influenciado por el Detroit Techno, siendo Underground Resistance, el sello creado por Jeff Mills, uno de sus máximos referentes. Con la creación de Drumcode en 1996 Adam se puso manos a la obra con la creación de su primer álbum. Decoded fue publicado justo al año siguiente, 1997, pero en el sello donde lanzó su primer sencillo, Planet Rythm Records, junto con sus correspondientes remixes en su versión Recoded. Con una sed insaciable por crear nuevos ritmos Adam empezó un sub-sello dentro de Drumcode llamado Code Red. Su razón de ser era dar cabida a sonidos más suaves, menos llevados por los ritmos frenéticos que Beyer estaba acostumbrado a crear. Esa aventura duró solamente dos años, coincidiendo con el lanzamiento de su segundo álbum Prothection (1999), esta vez sí publicado en Drumcode.

 

A finales de los noventa Adam llegó a un punto de inflexión en su carrera; se planteó si quería seguir creando y pinchando a esos elevados ritmos, ya que ellos atraían a un tipo de público muy específico. Eso le dio mucho que pensar, porque los ambientes que se creaban en sus fiestas empezaban a convertirse en agresivos y sin diversidad, dos atributos que Adam no estuvo dispuesto a aceptar. Es por eso que decidió hacer un cambio radical en su vida y mudarse a Ibiza. Como vimos con la trayectoria de Paco Osuna, a principios de los 2000 la Isla Blanca empezaba a ser un escaparate de la música electrónica y el minimal techno empezaba a coger fuerza significativamente. Compartiendo villa con Richie Hawtin y Ricardo Villalobos, Adam Beyer se vio fuertemente influenciado por los sonidos de la isla y en 2002 creó Truesoul, aún activo a día de hoy. La finalidad de éste era ser un escaparate para los sonidos más deep y ambient, estrenándose con la publicación del álbum Ignition Key.

adam beyer klubbingkids
El dj de música electrónica Adam Beyer



En pleno apogeo del minimal techno Adam Beyer dejó un poco a un lado Drumcode, publicando en otros sellos como Plus 8, Soma o Nova Music. Ese período coincidió con la creación de otro sello, Mad Eye, esta vez para ofrecer sonidos más experimentales acordes con la época que se estaba viviendo. Sin embargo, con el declive del género repetitivo cerca de 2007 Adam se planteó volver a retomar seriamente las riendas de su sello principal. Dos años más tarde, en 2009, la llegada de Joseph Capriati y Alan Fritzpatrick, entre otros, supuso un antes y un después, coincidiendo con la creación del programa de radio Drumcode Radio. El resto es historia, Adam Beyer ha puesto toda la carne en el asador desde entonces. El carácter distintivo de la marca ha sido crear sonidos hechos para funcionar en la pista de baile. El criterio y curación del sueco a la hora de escoger a los artistas y sus canciones para representar su marca han hecho de Drumcode el sello de referencia a nivel mundial a día de hoy. Este altísimo estándar de calidad está reflejado en todo lo que toca, ya sea en la creación de festivales como el Drumcode Festival o el exitoso Junction 2 en Londres, así como en el lanzamiento de álbumes y sencillos. Para hacernos una idea de la magnitud del sello vamos a nombrar algunos de los artistas que participan o han participado activamente en el devenir del sello: Amelie Lens, Anna, Bart Skils, Ben Sims, Cari Lekebusch, Charlotte de Witte, Coyu, Dense & Pika, Enrico Sangiuliano, Green Velvet, Ilario Alicante, Len Faki, Luca Agnelli, Maceo Plex, Marco Faraone, Paul Ritch, Roberto Capuano, Sam Paganini, Spektre o Wehbba, entre muchos otros.

El dj de música electrónica Adam Beyer

En la actualidad Adam Beyer ha conseguido crear un ambiente familiar y respetuoso, donde la diversidad y la creatividad son los pilares en los que se basa su sello y su forma de concebir su vida en general. Eso es, en buena medida, gracias a su esposa y compañera de profesión Ida Engberg, con la que tiene tres hijas. Residiendo actualmente en Ibiza, la pareja sueca ha realizado varias actuaciones juntos en su formato b2b con éxitos rotundos, demostrando así su gran afinidad dentro y fuera de cabina. La artista sueca está fuertemente vinculada al medio ambiente, así como a los animales y la espiritualidad. Esos valores han permeado en la forma en que Adam percibe la realidad a día de hoy, ya que ha logrado darse cuenta de muchos aspectos personales que antes no veía. Por ejemplo, la muerte de su padre le supuso un golpe muy fuerte que le hizo estar cargando con una ira interna que ha llevado a lo largo de toda su carrera. Adam asegura que eso no le ha permitido descubrirse ni mostrarse al 100% como artista, pero siente que está dando los pasos correctos para llegar a ese estado de ecuanimidad donde podrá terminar de florecer tanto a nivel personal como profesional.

En definitiva, Adam Beyer, hasta día de hoy, ha conseguido labrarse un nombre gracias a su afán de hacer las cosas bien, siempre guiado por su instinto y sin casarse con ningún estilo en concreto. Esa habilidad de adaptación y reinvención le ha permitido ser un artista muy versátil y experimentado. Veremos en el futuro como combina su vida profesional con su familia, pero hasta día de hoy lo ha estado llevando de maravilla.
 
klubbingkids
Artículo por Noel Brufau
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *